CRÍTICA: Mel Gibson intentando ser Liam Neeson

Después de que su novio traficante de drogas le tienda una trampa tras robar una fortuna a un cártel, Lydia (Erin Moriarty), una joven de 18 años, se ve obligada a escapar. En su huída, solo encontrará un aliado: su desastroso padre, John Link (Mel Gibson), un borracho, ex convicto que desea ejercer de buen progenitor. Ahora tiene la oportunidad de hacer lo correcto y salvar la vida de su hija, aunque ello ponga en peligro la suya.

Por Jorge Laguia


unnamed

 

No puedo comentar Blood Father sin mencionar las ultimas pelis de Jason Statham, Liam Neeson o Nicolas Cage ya que tiene muchos de sus ingredientes, hija mona del prota se mete en líos y tiene que ir su padre a salvarla cargándose a algunos mafiosos por el camino, este es un resumen rápido de la peli. Eso sí, no esperéis grandes escenas de lucha como las que protagonizaría Statham o Neeson, ya que Mel Gibson no está para esos trotes ya, pese a que el tío ha aumentado su musculatura considerablemente estos últimos años y algún puñetazo que otro suelta en la peli.

Hablando de Mel Gibson, su papel en la peli de padre protector que ha salido de la cárcel me resulta creíble, no es de sus mejores interpretaciones pero no le podemos pedir más en esta película. Sin embargo, aquí un punto muy negativo, el personaje de la hija (Erin Moriarty) no me lo termino de creer en toda la película, la está buscando un cartel de México para matarla y no muestra la preocupación necesaria y cuando la muestra se le pasa enseguida, se supone que tiene problemas con las drogas y la tía va tan normal durante toda la película.

De los demás actores destacar las interpretaciones de Diego Luna y William H. Macy pese a que sus intervenciones se podrían considerar cameos.

En cuanto a los demás apartados técnicos no hay nada que me haya llamado la atención, los planos y la iluminación son los típicos de este tipo de películas y salvo que vi en los créditos que hay una canción de Manu Chao que me llamo la atención, la banda sonora no aporta nada.

En conclusión es una película para que Mel Gibson se reprima un poco, ya que hacía tiempo que no protagonizaba algo, pero que se queda en la típica peli de acción para ver un domingo por la tarde y entretenerte un rato, ya que es bastante amena y no aburre.

 

 

 

Lo mejor: Las escenas con tonos de humor en los que se implicado William H. Macy

Lo peor: Erin Moriarty no me la termino de creer en ningún momento

Puntuación: 5,5/10

 

unnamed(1)

Anuncios