CRÍTICA: Otelo, de la tragedia a la crítica

Otelo: de la tragedia a la crítica

Por Laura Auzmendi

 


emotionheader15371839.jpg


 

Hoy en día basta con encender la televisión, el ordenador o simplemente con salir a la calle para ser testigos de los problemas que dominan la actualidad día tras día. La guerra, los refugiados, la hipocresía de occidente, la lujuria del dinero, la violencia de género y la manipulación son algunos de los pilares que sostienen la obra “Otelo” que La puerta estrecha acoge desde el 9 de noviembre. Esta versión actualizada de la tragedia de Shakespeare ha sido dirigida por Paco Montes y Lucas Smint y cuenta con seis de los personajes de la obra original.

 

Otelo (Iván Calderón) se convierte en un ser salvaje dominado por una sociedad contaminada y los movimientos estratégicos de Yago (Antonio Alcalde/Iñigo Elorriaga), que lo llena de especulaciones y mentiras. Casio (Iñaki Díez) es otra víctima de la hipocresía y el deseo de poder de Yago. El exceso de dinero y la vulgaridad cobran vida en el personaje de Rodrigo (Oscar Varela), enamorado de Desdémona (Yaldá Peñas), mujer de Otelo. Emilia (María Herrero), esposa de Yago y amiga de Desdémona, decide rebelarse contra todo.

 

El trabajo corporal y textual de los actores y las actrices es vital en esta propuesta escénica moderna  que aporta comedia en momentos determinados a pesar del carácter trágico del contenido. El actor Antonio Alcalde ha creado un personaje que hila las escenas con ritmo y una energía constante. Iván Calderón como Otelo  hace una transición hacia la locura con una intensidad fielmente apoyada por Iñaki Díez  y Óscar Varela.

 

Las cualidades del ser humano que Shakespeare resaltó en 1603 (año aproximado de creación de la obra) han evolucionado y han viajado en el tiempo, el argumento sigue vivo. El mundo entero es recreado en una sala con suelos y paredes blancas, con proyecciones que se mezclan con el texto y la expresión de los personajes. Noventa minutos de creación artística con sentido crítico que contienen símiles, metáforas, verdad y verdades.

 

La figura de las mujeres en esta adaptación muestra la barbarie de un mundo gobernado principalmente por hombres. El papel secundario de los personajes femeninos era una realidad en la época de Shakespeare y todavía lo es hoy. El personaje de Emilia, interpretado por la actriz María Herrero, representa la incapacidad de luchar contra un mundo dominado por la fuerza donde lo más fácil es dejarse llevar. Desdémona,  en la piel de Yaldá Peñas, es destruida.

 

 Muchos problemas han cambiado pero el origen sigue siendo el mismo. Las preguntas que me llevo a casa después de ver como la creatividad moldea la vida sobre el espacio vacío de un escenario son muchas. Menos mal que el arte siempre nos brindará la posibilidad de poner sobre la mesa lo políticamente incorrecto, en sentido literal.

 

El director Paco Montes ha creado esta versión  de “Otelo”, el pasado jueves 15 hicieron su última función de 2016 y vuelven en enero de 2017  a La puerta estrecha (c/Amparo, 94) los días 14, 15, 21, 22, 28 y 29.

 

 

 

 

Anuncios