ENTREVISTA: Aldara Filgueiras: “Hay que permitirse doler para poder sanar”

Bajo la dirección de Aldara Filgueiras, el cortometraje “Cosas de chicos” arrasó en Internet el pasado verano. Este trabajo reivindicaba el papel de la mujer en el mundo laboral y es que, si algo identifica a la joven directora, es el sentido reivindicativo de todos sus proyectos. Se acaba de estrenar como escritora con la publicación de “MALA”, su primer libro, de la mano de Monorrail Ediciones, pero esta vez el mensaje persigue otro despertar. Se trata de un conjunto de poemas esculpidos con palabras, “MALA” es un llamamiento a ser mejores con nosotros/as mismos/as, un reto sobre el que hemos hablado.

 


MALA.jpg


 

 

  1. ¿Cómo ha nacido MALA?

Sin querer queriendo. Siempre me ha gustado escribir, ha sido una forma de expresarme como para tanta gente. Hace algún tiempo empecé a escribir poemas y un día me di cuenta de que había algo en común entre ellos, que podrían formar parte de algo. La idea de escribir un libro me rondaba la cabeza  y  así nació MALA, creo que en realidad siempre ha estado conmigo, pero hizo falta alguna caída para que saliese adelante.

 

 

  1. Una breve descripción del libro podría ser: un conjunto de reflexiones en forma de poemas que hablan sobre el final de una relación tóxica y lo que conlleva esa transición. ¿Algo más?

Todo eso sin duda, habla también de la valentía de una persona de escucharse a sí misma. En la parte molona y en la menos “guay”.  Escuchar sus contradicciones y permitirse doler para poder sanar. Y permitirse decirlo. Ojalá todos lo hiciéramos más a  menudo.

 

 

  1. Los que son tildados de malos por quererse y respetarse, pero ¿Qué significa ser una “chica mala”?

¿Nunca os han dicho eso de “ala qué mala no hagas eso”? pues Mala va un poco por ahí. Realmente no tiene que ver con la “maldad o bondad” moral, esa que todos tenemos en la cabeza. Sino con ser mala en el sentido de permitirnos romper, permitirnos mandar a la mierda o mandarnos a la mierda. Dejar de auto sabotearnos y aprender a decir NO. Aunque te llamen mala.

 

 

  1. El concepto de “chico malo” también aparece pero, sin embargo, es un concepto menos oído con el que te creas una imagen mental diferente ya que vivimos bombardeados de estereotipos. ¿Qué es un “chico malo”?

Si hablamos de estereotipos el “chico malo” es ese que vemos en muchas películas, que se salta normas, vive rápido y no presta mucha atención a lo que siente. Pero ahora creo que se está renovando esta idea, tanto para hombres como para mujeres. Están apareciendo nuevas voces y muy atractivas además. El malote que pasa de ti ya no mola como antes.

 

 

 

“Hay que aprender a decir NO, aunque te llamen mala”.

 

 

  1. Al final del libro dices que no sabemos nada del amor, ¿Eso es bueno o malo?

No tengo ni idea, pero sí creo que sabemos poco, al menos yo. Cada vez estamos más aislados y desconectados de los otros y más conectados a un aparato. Tendremos que acostumbrarnos a esto para poder volver a conectar con los demás. Están apareciendo nuevas formas de amor, o de amar. Y eso es maravilloso. Lo importante es hacerlo y hacerlo bien, que no duela.

Cuando nos dejemos llevar sin importar el miedo a que nos hagan daño, sabremos algo más. Creo que el miedo a pasarlo mal es, en muchas ocasiones, ese freno que no nos deja, por lo menos, probar.

 

aldara filgueiras 2.jpg

 

 

  1. El diseño y la estructura de los poemas son un reflejo del espíritu rebelde que prima en el libro, ¿Fue premeditado o creaste la forma después de redactar el contenido?

La verdad es que fue de la mano, en un inicio iba a tener una estructura “estándar” pero poco a poco al escribir me di cuenta de que esto no funcionaba, que necesitaba que visualmente se sumase ese “desorden” en el que está la voz poética. Normalmente cuando por dentro estás hecho un lío se refleja en tu forma de expresarte exteriormente. Este libro tenía que respirar esa rebeldía y esas ganas de removerse en todos los aspectos posibles, que todo lo que tuviese que ver con el libro hablase de eso.

 

 

  1. “Por eso no nos hagáis creer que todo va sobre ayudarnos (…)” o “Nos hicieron salvajes (…)” son ejemplos de frases de los poemas, ¿Quiénes son “ellos”?

Todas esas voces que forman parte de nuestra vida. En el primer caso tiene más que ver con los que nos dicen “qué hacer” o “cómo hacerlo” y no nos dejan experimentar, muchas veces, simplemente por miedo a que nos estrellemos, pero al final eso nos condiciona y nos frena. La ayuda tiene que ser un trampolín, no un freno.

 

 

  1. ¿Por qué crees que es tan difícil ser “mala”? ¿No crees que está mejor visto ser “malo”?

El típico “chico malo” no solo no está mal visto sino que además es un estereotipo que, generalmente, genera morbo. Pero al final acaba cansando, que te traten bien engancha mucho más. Los chicos malos y las chicas malas al uso están pasados de moda.

Ahora se llevan los chicos malos y chicas malas que luchan por lo que piensan, que dicen NO cuando tienen que hacerlo y que salen a la calle o van a obras que ayudan a crear una sociedad mejor y más justa. Que no rompen las reglas porque sí, sino que están tratando de transformarlas para que se ajusten a la realidad de hoy.

Seguimos luchando contra estereotipos, seguimos mostrando que hay más mujeres que la frágil, que también la hay, pero también existe la fuerte, la ágil, la rápida, la triste…Y lo mejor es cuando te das cuenta de que todas habitan en una misma mujer.

Estamos combatiendo, estamos haciendo feminismo con libros, con películas, con personajes que nos vuelen la cabeza. El feminismo mola y tenemos que hacer que mole.

 

 

  1. Es una obra íntima y valiente, ¿La selección de poemas ha sido complicada?

Mucho. Hay varios textos que se han quedado fuera. La mayor parte han sido textos creados bajo un mismo tema y sabiendo que formarían parte de MALA. La decisión de sacarlo a la luz y de buscar una editorial que me diese la oportunidad fue ardua. Me hacía mucha ilusión embarcarme en esta aventura y poner la primera piedra para una carrera que quiero desarrollar, pero me daba mucha vergüenza también. Y me da. Como dices es una obra íntima y, pese a que no es autobiográfica, todavía trago un poquito de saliva cuando me hablan de ella. Pero en esta profesión el coraje lo es todo.

 

 

  1. ¿Habrá una segunda parte titulada BUENA?

Quiero seguir investigando, tengo varios proyectos en mente pero todavía no sé si será “BUENA” o no (Ríe). Pero sí creo que he encontrado un camino interesante para seguir investigando y si me dan la oportunidad por supuesto que lo haré. Por ahora seguimos moviendo el corto “Cosas de chicos” y en febrero estreno una serie online “Súperlike” y por supuesto hablando de MALA. Hay que seguir, siempre seguir.

 

 

 

Embarcada en nuevos proyectos, Aldara Filgueiras sabe que “en esta profesión el coraje lo es todo” y así lo demuestra. Yo me quedo con una frase de su primer libro y es que “nunca ser mala fue tan bueno”.

Anuncios