CRÍTICA: La revista regresa acompañada de toques de zarzuela, lírica, musical y flamenco

Por Judit Gayán

 

 

No hay duda de que la cultura española ha evolucionado a través de los siglos, dejando así estilos variados y completamente autóctonos que, afortunadamente, siguen encontrando un hueco para ser mostrados. El Teatro de la Zarzuela es sin duda uno de esos espacios valientes y decididos a mantener la pureza de nuestros estilos, pero que además, aboga por intentar que estos estilos sigan siendo actuales y atractivos para quienes queremos disfrutar de un proyecto con sello castizo.

Es el caso de 24 horas mintiendo, un libreto de Francisco Ramos de Castro y Joaquín Gasa, hábilmente versionado por Alfredo Sanzol, con música de Francisco Alonso. Una hilarante comedia de enredo a la verdadera antigua usanza que rescata y ensalza los elementos más nuestros de la música y del estilo teatral. Bajo la batuta de Carlos Aragón, quien conduce con maestría a la Orquesta de la Comunidad de Madrid, titular en el Teatro de la Zarzuela, y el especial ojo para la dirección de Jesús Castejón, esta obra vuelve a ponerse en pié. Una deliciosa mezcla de estilos perfectamente hilados, una historia que nos habla de algo que no nos resulta tan lejano y sin lugar a dudas, un gran proyecto que nos deja un auténtico espectáculo sensorial.

Una casa, una compañía de teatro venida a menos que ensaya una revista que, confían sea un éxito, para salir de la bancarrota, idas y venidas y enredo, mucho enredo, para hablar de cómo el ser humano es capaz de ingeniárselas para conseguir que los demás vean que son lo que no son. Música, baile, plumas y brillo. Y amor, demostrando una vez más que se trata de una fuerza invisible que al final, mueve el mundo.

Tenemos que destacar el magnífico trabajo técnico. Y es que sorprende por su calidad y buen gusto. No es sencillo vestir un escenario como el del Teatro de la Zarzuela, y sin embargo, la escenografía de Carmen Castañón nos ha resultado espectacular. Resolutiva y eficaz, creando varios espacios claramente diferenciados pero perfectamente integrados entre sí. Un increíble vestuario firmado por Ana Garay, siempre acertada en sus elecciones, nos saca del mundo real para hacernos aterrizar en la revista, en el lujo y en la moda juvenil de la época. Fantástico el trabajo de Eduardo Bravo, a cargo de la iluminación, y el de Nuria Castejón en las coreografías. Sin duda un enorme trabajo de equipo que nos ha encantado.

Un elenco grande, un equipo artístico de maravillosos profesionales formado por Jesús Castejón, Gurutze Beitia, Estíbaliz Martyn, Nuria Pérez, Joselu López, Enrique Viana, Raffaela Chacón, Ángel Ruiz, Cecilia Solaguren, José Luis Martínez, María José Suárez, Mario Martín y Luis Maesso, además de un perfecto elenco de bailarines compuesto por Laura María Casasolas, María López, María Ángeles Fernández, Helena Martín, Cristina Arias, Olivia Juberías, Alberto Ferrero y Cristian Sandoval.

A pesar de que el brillo y la espectacularidad proviene de absolutamente todo el reparto, creemos oportuno destacar el trabajo individual de algunos de sus componentes, ya que nos han maravillado de manera especial.

 

Jesús Castejón, que se pone al frente con su personaje Casto, además de haber dirigido el proyecto. Creemos y defendemos que un artista de verdad es aquel que sabe ser completo y además, perfeccionar cada una de sus disciplinas. Conocemos a este actor por sus trabajos en televisión, pero nos ha sorprendido gratamente descubrir en su biografía una larguísima lista de títulos de ópera, zarzuela, teatro clásico… Además de llevar varios años dirigiendo. Solo podemos alegrarnos profundamente al saber que alguien con semejante talento no haya parado de trabajar. Brillante como Casto, deliciosa voz y vis cómica indudable. ¡Bravo!

 

Gurutze Beitia interpreta a Casta, mujer de Casto. Pasando por, aproximadamente 30 estados de ánimo diferentes a lo largo de la obra, nos ha encantado su trabajo. Nos presenta una mujer con fuerza y determinación, demostrando una presencia escénica maravillosa, una potente voz y desde luego un enorme trabajo cómico y corporal que solo da el talento y la experiencia. ¡Enhorabuena!

 

Joselu López es Ricardo, novio de Charito, la hija de Casto y Casta. Increíble la fuerza escénica de este chico, el control físico y la tremenda voz, versátil y maravillosa, que tiene. Le hemos visto en otros proyectos, tanto de teatro musical como de zarzuela, y aseguramos que su futuro sólo acaba de comenzar. Llenando el escenario sin problema, demostrando sus habilidades en el terreno de la danza nos demuestra ser un actor muy completo al que, por supuesto, deseamos lo mejor. ¡Maravilloso!

 

Y Enrique Viana, quien interpreta a Amo Lolo, un mordaz e impertinente mayordomo de la casa de Casto. Si hay que destacar el trabajo de alguien en este proyecto, no podemos dejarnos a este increíble artista. Años de experiencia en el terreno de la lírica que le consagran como un maravilloso tenor, años de experiencia en dirección, que nos confiesa que es su gran amor, pero sin duda, arte que le recorre por completo. Cómico sin ninguna duda, artista con un talento que nadie puede negar, naturalidad y verdad en cada palabra, en cada paseo, en cada silencio… No podemos sino quitarnos el sombrero ante alguien que, mientras está haciendo su trabajo, nos está enseñando a los demás cómo deben hacerse las cosas. ¡Fantástico, maestro!

 

Es siempre un placer disfrutar de proyectos que demuestran riesgo en cada rincón, que uno sabe, al verlo, que de no ser por personas valientes que arriesgan su dinero y su buen hacer, no saldrían a la luz. Personas que apuestan por cambiar las cosas, por aportar a nuestra, en ocasiones no tan variada, cartelera, un soplo de aire fresco, necesario e innovador. Mensajes que a día de hoy siguen siendo primordiales y que se han buscado las mañas para colarse en los oídos de los jóvenes, intentando que no repitamos los mismos errores. Y por eso, desde aquí, agradecemos a esas personas que demuestran su amor por lo que el arte significa a través de proyectos como éste. Y exigimos y obligamos a todo el que pueda, que se acerque a disfrutar de un proyecto tan cuidado y tan lleno de profesionalidad como éste.

 

 

 

Datos de interés:

  • Lugar: Teatro de la Zarzuela (C/ Jovellanos 4, Madrid)
  • Fechas: 29 y 30 junio; 1, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 10, 11, 12, 13 y 14 de julio de 2018
  • Horario: 20:00 horas (domingos, a las 18:00 horas)
  • Función Especial: 14 de julio de 2018, a las 16:30 horas, Touch Tour, función con visita táctil
  • Venta de entradas: Web y taquilla