CINE: Netflix estrena “Voces”, una de las películas de terror del año que cuenta con una B.S.O. de Music in Silence

 

Voces, dirigida por Ángel Gómez Hernández, llega a Netflix el próximo viernes 27 de noviembre.

Voces cuenta con una B.S.O. compuesta por Jesús Díaz, compositor y fundador de Music in silence, productora especializada en la composición y producción de música en 360º.

Componer la B.S.O. de Voces ha supuesto un desafío para Music in Silence, que ha producido la composición desde el confinamiento, en un camino que les ha llevado hasta Hungría, para colaborar con la Orquesta Sinfónica de Budapest para coronar una partitura inspirada en los aquelarres, llantos y conjuros de brujas que incorpora entre sus recursos el idioma enoquiano: una lengua satánica que data del siglo XVI, e idioma hablado por los ángeles y humanos de la Torre de Babel.

La música de Voces se empezó a realizar durante el confinamiento. Es una banda sonora compuesta en estado de alarma, una situación que imposibilitó contar con músicos de forma presencial por lo que se tuvo que grabar a distancia.

Su partitura está inspirada en los aquelarres, llantos y conjuros de brujas que quedan reflejados en los ritmos de las percusiones, desafinaciones instrumentales, y además cuenta con la participación de la Orquesta Sinfónica de Budapest.

Su banda sonora se ha construido en torno a melodías rotas que simbolizan el sufrimiento, el miedo y las lamentaciones de los personajes. Prueba de ello la encontramos en un llanto de chelos desafinados que aparece de forma recurrente, a modo de leitmotiv, a lo largo de la película. Cabe destacar que estos chelos se han usado como base del diseño sonoro de gran parte de sonidos de la banda sonora, tratados de tal forma que puedan parecer sintetizadores, atmósferas o sonidos inquietantes.

Una composición sonora que busca reflejar el castigo y las torturas, y que parte de los acontecimientos vividos durante la inquisición y en la constante persecución de brujas que ha alimentado la tradición oral mundial. Su coral, formada por 15 mujeres que interpretan con sus voces los gritos guturales junto a los cánticos para formar un estado de trance musical, evoca a los rituales de bruja y magia negra; todo ello acompañado por textos escritos y cantados en enoquiano: lengua satánica que data del siglo XVI e idioma hablado por los ángeles y humanos de la bíblica Torre de Babel.