CINE: “Julia de Castro, De la Puríssima: Anatomía de una criminal”

PuríssimaCriminal2-1200px

Javier Giner y Julia de Castro estrenan este próximo jueves, dentro del marco del Festival Rizoma que se celebra en Madrid, “Julia de Castro, De La Puríssima: Anatomía de Una Criminal”. En palabras del Festival se trata de una docu-ficción radical, explosiva y trasgresora sobre los límites entre el arte y su representación. Una colaboración artística, audiovisual y punk entre la cupletista y actriz Julia de Castro y el cineasta Javier Giner y su equipo basada en la improvisación y en la pérdida de las reglas, el miedo y el control. Cine de guerrilla en estado puro.

Ambos estarán presentes en el estreno y en un coloquio posterior tras el pase con el público.

Palabras del Director:

Siempre le he tenido muchas ganas a “La Puríssima”, en todos sus aspectos. Sus cuplés me cautivan, su presencia también. Así se lo dije hace tiempo. Soy muy de confesar mis amores y mis pasiones desprejuiciadamente. Creo que pequeñas actitudes como esta hacen un mundo mejor. Así que cuando me llamó diciéndome que venía a Barcelona y que si me apetecía grabar una performance en la clausura de una exposición de arte en la que había un cuadro suyo vestida de torera y con el coño al aire, mi respuesta inmediata fue que SI, en mayúsculas.

 

Cómo podía decir que no.

 

Pasaron los días. En algún lugar de mi inconsciente aquel germen fue creciendo sin que yo me diese cuenta. Aderezado, por supuesto, con todo lo que “La Puríssima” siempre me ha transmitido como groupie que soy: seducción, desparpajo, incomodidad, puterío, feminidad, convicción, arrojo. Le llamé: le dije que si grabábamos aquella historia íbamos a hacerlo bien, a lo bestia y sin red. No tenía claro qué quería hacer. Sólo sabía que íbamos a usar tres cámaras. Y rodaríamos durante 3 días, por todo Barcelona, por las calles, con ella medio desnuda. Que iba a ser nuestra sinfonía callejera en honor al descontrol (el nuestro, principalmente), a la pérdida del miedo, a salir de las zonas marcadas como académicas y respetables para adentrarnos en lo desconocido. Ella, como cabía esperar, se lanzó de cabeza. Fue precioso ser testigo de ver cómo Julia se nutría de mi entusiasmo y yo me nutría del suyo, de su visión, de su valentía.

 

Nos arremangamos a hacerlo con algunas ideas en la cabeza, pequeñas directrices organizativas, locas, punkis, bien perras, pero bellas en su marginalidad. Con la intención de ir siempre más allá, de no encontrar barreras ni ponérnoslas, de ver dónde llegábamos. No había público más que nosotros mismos. Vivimos entregados a la verdad de la improvisación y de la realidad, esperando descubrir en lo que nos devolviese la vida parte de nosotros. Fueron jornadas duras, exigentes físicas y emocionalmente. Y  profundamente estimulantes. Jamás me he sentido tan vivo en un rodaje. Acompañado por un equipo de inconscientes maravillosos cuyo nombre debería escribirse con polvo de estrellas. Que lo dieron todo. Descubriendo qué nos devolvía la España de hoy en día cuando paseábamos ese cuadro por sus calles. Y con él a “La Puríssima”. Y con él, parte del reflejo de todos los que alguna vez nos hemos dedicado a esto: a ser otros, quizás mejores versiones de nosotros mismos.

Datos de interés:

  • Lugar: Matadero de Madrid – Cineteca- Sala Azcona –  (Plaza de Legazpi 8, Madrid)
  • Fecha: 25 de Junio
  • Horario: 20h
  • Venta de entradas: Web y taquilla
Anuncios