CRÍTICA: ‘El burlador de Sevilla’, el abuso de poder y la crítica social

 

Hasta el próximo 3 de Junio, el Teatro de la Comedia de Madrid presenta una nueva producción de la Compañía Nacional de Teatro Clásico del texto atribuido a Tirso de Molina que dirige Josep Maria Mestres  -con versión de Borja Ortiz de Gondra-, El burlador de Sevilla.

 

Un joven noble español llamado Don Juan Tenorio seduce en Nápoles a una duquesa, Isabela, haciéndose pasar por su prometido el duque Octavio, lo que ella descubre al querer alumbrarle para ver y él ciega el farol. Tras esto, en la huida va a parar a la habitación del Rey, quien le encarga al guarda Don Pedro Tenorio (pariente del protagonista) el atrapar a ese hombre que ha deshonrado a la Duquesa. Así comienza ‘El Burlador de Sevilla’. El único objetivo de Don Juan es alcanzar los favores de toda mujer que se le cruce por delante, cuanto más joven y comprometida, mejor. Para conseguirlo no se para en mientes y utiliza todo tipo de estratagemas, mentiras, trucos y engaños, envueltos en la más bella palabrería. A él solo le importa deshonrar mujeres, aunque para ello tenga que romper noviazgos, quebrantar promesas o matar al que se ponga por delante.

 

 

 

[…] y el mayor
gusto que en mi puede haber es burlar una mujer
y dejarla sin honor. Don Juan

 

El texto es maravilloso y los actores lo defienden estupendamente. La mano de Pepa Pedroche, como asesora de verso, ha sido eficaz porque todos ellos lo recitan con la claridad, la entonación y la intención necesarias para que todas y cada una de las palabras lleguen nítidas y apasionadas al público. Pero la palabra es en el montaje solo una parte porque el esfuerzo físico de actores y actrices es tremendo. Todos están estupendos en sus respectivos papeles: Elvira Cuadrupani (la Duquesa Isabela), Raúl Prieto (Don Juan), Ricardo Reguera (el Rey de Nápoles/Fabio), Pedro Miguel Martínez (Don Pedro Tenorio/ Rey de Castilla), Samuel Viyuela (Ripio/Anfriso), Egoitz Sánchez (el Duque Octavio), Mamen Camacho (Tisbea), Pepe Viyuela (Catalinón), Paco Lahoz (Don Gonzalo de Ulloa), Irene Serrano (doña Ana de Ulloa/ Constanza /Belisa), Juan Calot (Don Diego), Ángel Pardo (Marqués de la Mota), José Juan Rodríguez (Batricio), Lara Grube (Aminta)  y José Ramón Iglesias (Gaseno).

Al texto y al notable trabajo de los actores hay que sumarle algunos aspectos que singularizan el montaje. La composición musical y el espacio sonoro (Iñaki Salvador), el video de escena (Álvaro Luna), la escenografía ( Clara Notari), la iluminación (Juanjo Llorens), la coreografía escénica (Jon Maya Sein), asesoría de canto (Juan Pablo de Juan) y el vestuario (María Araujo, que cuenta con varios elementos cedidos por el Teatre Nacional de Catalunya),  tienen una importancia capital, y hacen del montaje un extraordinario espectáculo, de una complejidad técnica excepcional que, sin embargo, funciona con la precisión de un reloj suizo de principio a fin.

 

 

Datos de interés

  • Lugar: Teatro de la Comedia – Sala Principal (Calle Príncipe, 12, Madrid)
  • Fechas: Del 13 de abril al 3 de junio de 2018
  • Venta de entradas: Web y taquilla
  • Descuentos: Mayores de 65 años 50%, Familia numerosa 50%, Carnet Joven 30%, Jueves: día del espectador 50%
  • Encuentro con el público: 26 de abril


Duración aproximada del espectáculo: 1 hora y 45 minutos

Anuncios