SALUD: Priscila Gonsalez, la primera astróloga menstrual del mundo, revela cómo afecta la luna a tu periodo

 

  • Cada fase lunar tiene un gran impacto en la reproducción humana, en particular, en la fertilidad, la menstruación y la tasa de natalidad.
  • La sincronización del ciclo menstrual con la luna también se ve afectada por      factores como la píldora, la electricidad o los teléfonos móviles.
  • Gonsalez, junto a INTIMINA, revela cómo aprovechar mejor el poder de la luna durante el ciclo menstrual.

 

 

 

Durante mucho tiempo se ha considerado que la luna influye en las mujeres y la fertilidad. De hecho, el término menstruación proviene de las palabras latinas y griegas que significan “mes” (mensis) y “luna” (mene). En su objetivo de educar en una menstruación consciente, INTIMINA, compañía que ofrece la primera gama de productos dedicada a cuidar los aspectos de la salud íntima femenina, ha contado con la colaboración de Priscila Gonsalez, la primera astróloga menstrual del mundo, para analizar cómo la luna afecta al ciclo menstrual en sus diferentes fases (en la fertilidad, la menstruación y la tasa de natalidad).

Y es que dependiendo de la fase lunar en la que se tenga la regla, ejerce un poder especial. Por ejemplo, si el ciclo está sincronizado con la luna, se menstruará alrededor de la Luna Nueva y se ovulará alrededor de la Luna Llena. No obstante, cada cuerpo es diferente y el ciclo menstrual puede sufrir alteraciones por diversos factores como el estrés, el entorno y la actividad endocrina de cada individuo. 

Es por ello que la astróloga Priscila Gonsalez desvela cuatro claves para conocer mejor la influencia de la luna durante el ciclo menstrual:

 

  • Si se sangra con la Luna Nueva. La Luna Nueva, así como la menstruación, atraen la energía tanto del renacimiento o renovación, como de la muerte. Y es que el cambio en la posición del útero puede facilitar la fecundación en el futuro. Si la menstruación coincide con la Luna Nueva, el psique te estará llamando a explorar los miedos a envejecer, dejar las malas energías y trabajos que no te llenan.
  • Menstruar en Luna Creciente. Cuando se menstrúa coincidiendo con la Luna Creciente, es momento de conectarse con nuestro niño interior. Si se está alineada con esta fase, es porque el cuerpo y la psique piden que cada una se conecte con su pasado, haciendo un viaje al interior, a cuando se era pequeña, y así se liberen antiguas costumbres que están impidiendo lograr lo que uno quiere.
  • Cuando el periodo coincide con la Luna Llena. Si algo es patente es que la Luna Llena influye no solo en nuestras emociones sino también  en nuestro cuerpo. Así, si la menstruación coincide durante esta fase, puede facilitar la curación de esas “rencillas” entre madre e hija, además de temas relacionados con la infertilidad, ayudando a conectarse con nuestro lado más cariñoso y afectuoso. Esta energía mejora la percepción psíquica, favoreciendo los rituales relacionados con la fertilidad, la abundancia, la prosperidad, la nutrición y la creatividad.
  • Si el periodo coincide con la Luna Menguante. La Luna Menguante atrae la fuerza de la mujer salvaje. Y es que el género femenino no tiene miedo del inframundo y las sombras. Si se menstrúa coincidiendo con esta fase, es el momento de preguntarse qué partes de cada una se esconden o no se aceptan, para modificarlas.

 

 

En definitiva, Priscila Gonsalez, astróloga y dietista holística en colaboración con INTIMINA, comenta que “la ciencia muestra que los cuerpos de las mujeres reflejan lo que sucede en la naturaleza cada 28 días. Hay cuatro fases en nuestro ciclo menstrual, al igual que hay cuatro fases principales de la luna”, y prosigue “las mujeres que viven en las grandes ciudades, por ejemplo, estarán expuestas a más luz artificial que las mujeres que viven en el campo. Esto puede jugar un papel importante en cómo nuestro reloj interno y los ritmos biológicos funcionarán y responderán a un entorno determinado”.

Por otro lado, expresa que hoy en día la sincronización del ciclo menstrual con la luna también se ha visto afectada por la introducción de otros factores como la píldora, la electricidad, los ordenadores y los teléfonos móviles. Pero hay formas de reconectarse con las fases lunares, que implican cambios en la dieta, el sueño y la luz.

Asimismo, también es recomendable incluir la práctica japonesa de shinrin yoku, o baños al aire libre durante la semana, es decir, salir por el campo, la playa o un parque cercano, desconectar de la rutina para conectar con la naturaleza.

 

 

¡No sin mi copa! 

Indistintamente al momento lunar en el que cada una menstrúe, es necesario estar preparada y contar con un “kit menstrual”. Junto con toallitas húmedas y ropa interior limpia, las copas Lily Cup Compact y Lily Cup de INTIMINA son las más indicadas para hacer frente al periodo de forma cómoda y sencilla: en el primer caso, Lily Cup Compact, al ser plegable, se puede guardar en su estuche protector, para poder llevarla en el bolso, cartera o incluso en el bolsillo. La Lily Cup, por su parte, se enrolla tan fina como un tampón y es ideal para mujeres con cérvix alto o flujo abundante. Ambas copas menstruales son saludables y seguras porque no producen olor, sequedad o irritación. Ofrecen protección máxima de hasta 12 horas, son amigable con tu salud íntima y, sobre todo, muy cómodas. Fabricadas con silicona de grado médico, un material no poroso e hipoalergénico; previenen el crecimiento bacteriano por estar libre de ftalatos, sin productos químicos agresivos, fibras o decolorantes. 

 

“La naturaleza es maravillosa y es increíble como todo lo que nos rodea, nos afecta de una u otra forma. La visión de Priscila nos ayuda a comprender que incluso la luna interfiere en nuestros periodos y en sus diferentes fases. Y es que la fertilidad, la menstruación y la tasa de natalidad están mucho más relacionadas con la luna de lo que creíamos. Conectar con nuestra propia regla nos llevará a vivir experiencias mucho más profundas”, explica Pilar Ruiz, responsable de comunicación de INTIMINA.