CRÍTICA: “Los esclavos de mis esclavos”, la subjetividad del bien

los-esclavos-de-mis-esclavos2

 

En medio de una rutina donde el terror ya no impresiona, la reflexión ha quedado limitada al entendimiento de la realidad que viene de la mano de voces externas. La información es un poder al que todas las personas estamos sometidas y existen pocas posibilidades de análisis en el día a día.  Sin embargo, cuando el dinero no rige la verdad, millones de espejos nacen en lienzos, en versos y en escenarios para reflejarla. Tras más de un año de gira por España, “Los esclavos de mis esclavos” ha llegado a los Teatros del Canal. Esta obra pone sobre la mesa cuestiones complejas que invaden el pensamiento, cuestiones que pueden llegar a incomodar porque indagan en aquello que vemos o en aquello que queremos ver y que van más allá de un simple reflejo. Meridional Producciones ha puesto en pie este texto de Julio Salvatierra bajo la dirección de Álvaro Lavín.

Tres cooperantes occidentales de una misma organización  sufren un secuestro  y permanecen durante semanas en una cueva en las montañas de Afganistán. Por la mañana y por la noche una mujer árabe, protegida bajo un niqab les lleva agua y comida. En el marco de la religión y la cultura, la ideología y posición de cada individuo determina sus propias limitaciones. Sin embargo sus palabras se entrelazan en conversaciones y discusiones cargadas de razones y contenido. Así soportarán durante semanas el miedo y la incertidumbre. Cuatro perspectivas diferentes ante una misma situación.

El texto viaja a través de las diversas emociones con un toque de humor. La comunicación,  la política y la guerra son tres pilares fundamentales de “Los esclavos de mis esclavos”. Así se plantean algunas cuestiones como el valor de las personas según su repercusión mediática y social, la supremacía falsa de Occidente al considerar las otras culturas como imperfectas o la rebelación ante la injusticia  frente a la sumisión .

Un ligero apoyo audiovisual complementa un montaje sencillo que apenas cuenta con tres cadenas y algunos recipientes de madera en un espacio oscuro y vacío. Esta ausencia de elementos realza el texto que se engrandece con la interpretación de todo el equipo actoral. Elvira Cuadrupani encarna a Anik, Inés Sánchez es Amina,  Fran Cantos se mete en la piel de Rober y el propio Álvaro Lavín interpreta a Ismail.

“Los esclavos de mis esclavos” es absolutamente actual y surge de la recopilación de casos reales , se trata de una propuesta contemporánea y arriesgada que muestra una perspectiva diferente que atraviesa a la comunicación habitual. Al fin y al cabo todos los seres humanos somos víctimas de nuestras propias convicciones.

 

Permanecerá en los Teatros del Canal del 10 al 20 de mayo de 2017.

 

 

Datos de interés:
  • Lugar: Teatros del Canal – Sala negra (Cea Bermúdez, 1. 28003 Madrid)
  • Fechas: Del 10 de Mayo al 20 de Mayo de 2017
  • Horarios: 10 de mayo 19h;  11 de mayo 19h; 12 de mayo 22h; 13 de mayo 20.30h; 14 de mayo 18h; 15 de mayo 20h; 16 de mayo 20h, 17 de mayo 20.30h; 18 de mayo 20.30h; 19 de mayo 20.30h; 20 de mayo 20.30 h
  • Duración: 1h 15 min
  • Venta de entradas: Web del teatro y taquilla (Cea Bermúdez, 1. 28003 Madrid)
Anuncios