CRÍTICA: ‘Sed’, Caminando entre el deseo y los límites sociales

 

cartelSed.jpg

 

 

De la mano de la 40 Edición del Festival de teatro de Badajoz,  nos acercamos a “Sed” una obra sobre “el drama humano de dos personajes llevados a sus límites” producida por Doble sentido. “Sed” invita al espectador a pensar, a debatir sobre un tema oscuro y quizá el gran tabú de nuestra sociedad: La pedofilia. Nos reunimos con Alejandro Butrón autor de esta dramaturgia para hablar sobre su obra “Sed”.

 

La realidad en ocasiones puede superar a la ficción. Es una frase bastante recurrente, y sin embargo tremendamente cierta. Pero, ¿qué haríamos en estas situaciones cuándo no eres un simple espectador, cuando tu realidad supera los límites de lo que moralmente puedes tolerar? Esta obra, se adentra en un terreno muy oscuro y lo presenta frente al público con el fin de poner sobre la mesa, un problema real, un tabú. Y es que en realidad, ¿Tú qué harías?

“Sed” habla sobre una realidad aparentemente cotidiana, una relación de pareja, que se ve azotada por una íntima confesión: Unos deseos pedófilos. Al verbalizarlos, antes de haber llegado a cualquier acción, desencadenan una serie de acontecimientos difíciles de gestionar en la intimidad de la pareja.

De la mano de Alejandro Butrón nos llega por su autoría la obra “Sed” un texto que bebe de grandes obras como “Lolita, de Nabokov; Hapiness, del director Todd Solondz; La caza, del director Thomas Vinterberg; Cómo aprendí a conducir, de la dramaturga Paula Vogel…”. Estas le otorgan una gran solidez “huyendo de lo morboso y lo superfluo, para centrarse en el drama humano de unos personajes llevados a sus propios límites”

Frente a la dirección se encuentra Cersar Barló, un director con un largo recorrido. “Sed” compone una obra llena de matices. Cesar nos la presenta desde la ingenuidad, la simpleza y la inocencia de un niño, dotando a la obra de un carácter cercano e íntimo en donde los secretos más oscuros se pueden desvelar (o no). Para conseguirlo emplea unos colores simples y primarios, una escenografía (de Juan Sebastián Domínguez) que nos traslada a unas piezas de construcción, un juego de niños. Construir como adultos algo, que no enseñan de pequeños.

“Sed” no da nombres ni apellidos, no singulariza, es una obra donde sus personajes invitan a ponerle el rostro que el público se imagine. No tienen nombre, porque podrían ser cualquiera incluso el espectador. “Son dos personajes acorralados y en zozobra que tratan de reconstruir los puentes quemados mientras caminan por el hilo del funambulista” los describe Alejandro. Así, los actores Sauce Ena y Mariano Rochman, se mueven sobre las tablas presentando un enorme tabú con tintes muy realistas sobre el escenario, que al espectador no le deja más opción que preguntarse: ¿Qué haría yo?

“No deja indiferente” nos confiesa Alejandro Butrón cuando le preguntamos por Sed. “Habla sobre el abismo, entre el deseo y la consumación, de incomunicación, de convenciones sociales, de nuestros límites”. Y es que “Sed” habla de muchas cosas, pero sobretodo de aquello que no nos atrevemos a contar por miedo a ser rechazados. Es una obra que “Busca apelar al espectador y generar debate” y es que a pasado “más de un año desde su estreno y sigue girando y encontrando al público receptivo”. Por esto en Citeyoco, os animamos a adentraros en Sed sus próximas funciones serán: el 18 Noviembre en Ávila en el Centro de Congresos y Exposiciones Lienzo Norte y el 25 de Noviembre en Úbeda, en el Teatro Ideal Cinema.

 

 

 

Anuncios