TEATRO: ‘El Abrazo’ llega a Coslada

María Galiana, Juan Meseguer y Jean Cruz protagonizan ‘El Abrazo’, en versión y dirección de Magüi Mira en Coslada
Esta pieza de la escritora sueca Christina Herrström se representa por primera vez en los escenarios españoles

Magüi Mira, versiona y dirige esta sorprendente comedia dramática en la que se mezclan realismo y fantasía, arrastrados por una imparable corriente de humor


Llega el 11 de diciembre al Teatro Municipal a las 19:00h
 
María Galiana, Juan Meseguer Jean Cruz protagonizan El Abrazo, de la autora sueca Christina Herrström, en versión y dirección de Magüi Mira, que adapta por primera vez este título para los escenarios españoles.

Esta sorprendente comedia dramática, en la que se mezclan realismo y fantasía arrastrados por una imparable corriente de humor, está producida por el Grupo Pentación y llega el 11 de diciembre al Teatro Municipal de Coslada a las 19:00h.
 
En el equipo artístico figuran Eduardo Moreno, que firma el espacio escénico; el diseño de vestuario es de Helena Sanchis, la iluminación de José Manuel Guerra y el espacio sonoro de Jorge Muñoz.

 
Sinopsis de ‘El Abrazo’
Una mujer, Rosa, y un hombre, Juan, ambos de avanzada edad y antiguos amantes, se reencuentran después de casi una vida en la que su deseo del hijo que nunca tuvieron sigue vivo. Ese mismo día un hombre aparece feliz en la puerta de Rosa. ¿Es real o un sueño imposible?
 
Notas de la directora
Christina Herrström nació en Estocolmo en 1959. La narrativa, la música, la radio, la televisión, el teatro y el cine han llenado su vida.
 
Firme luchadora por la igualdad, crea en El Abrazo (Erling) un texto teatral insólito, lejano heredero de Strindberg, un texto mágico, con un vuelo poético muy personal que nos coloca de golpe ante la crueldad que provoca el rechazo a lo diferente, ante las miserias que destilamos cuando somos incapaces de asumir otra realidad posible en la que no existan muros que trepar.
 
¿Estamos preparados para recibir un regalo del destino y abrazarlo sin miedo?  
 
Christina Herrström, pone a prueba, con humor y buenas dosis de acidez, nuestra oxidada capacidad de amar.